viernes, 31 de enero de 2014

Las mejores sonrisas no se posponen.

Las nuevas sensaciones siempre representan nuevo viajes.

Los días buenos se acercan. 
Las vidas se encuentran, se acomodan los minutos con las horas para coexistir en el perfecto momento.
El ahora.

¡Qué emocionante es tomar la maleta vacía para emprender lo que siempre en planes y sueños sólo se había vivido!

Todo marca el inicio de algo grandioso. 
Año nuevo para muchos. 

Entonces, ¡Que suenen las campanas entre días nublados y noches estrelladas, todo indica que es momento de celebrar!
Es la vida que se acerca de manera cautelosa para darnos las mejores sorpresas, las mejores oportunidades.

Todo pasa, el amor no. 
Ni la música. 
Que se quede sonando para darnos el calor rítmico de las melodías que anhelábamos sentir. 

Vivir. De nuevo.

Revivir lo inolvidable.
Recordar lo infinito. 
Retomar lo disfrutado.
Restaurar lo olvidado.

Regresar al vuelo.
Que durará para siempre. 

Las mejores sonrisas no se posponen. 
Ni las fotografías.
Ni el café. 


Fotografía por: Alex Espinosa



jueves, 30 de enero de 2014

Tiempo

El tiempo 
& sus virtudes.

A amar el tiempo

A matar el tiempo

A armar el tiempo

A atar el tiempo

A amarrar el tiempo

A ahorrar el tiempo

Querer detenerlo, querer regresarlo.
Querer aplazarlo, querer remediarlo. 

Ya no es posible el pasado y ni aún ha llegado el futuro. 
Tan sólo el presente. El regalo del tiempo.

¿Por qué matar el tiempo, 
si lo que queremos es hacerlo vivir, 
hacerlo durar?

Disfrutemos de la estancia, disfrutemos de la trama.

Hagamos del tiempo algo vivo. 
Algo que dure para la eternidad.

Si el corazón es una bomba de ritmo. 
Que nuestro ritmo tenga corazón. 
Así tendremos el tiempo a nuestro favor. 

Para poder conversar. 
Y volver a empezar, como si fuera la primera cita. 
Con el tiempo.


Fotografía por: Alex Espinosa

miércoles, 29 de enero de 2014

Redefinirse indefinidamente

La tarde & sus efectos intrascendentes. 

¿Me alimento tan sólo para sobrevivir?

¿Me limito a tan sólo existir? 

Disfrutar la vida y la comida va mucho más allá que mantener a salvo tan sólo la existencia. 
Somos lo que comemos. 
También un conjunto de lo que pensamos, de lo que sentimos y de lo que creemos. 

Nuestra salud depende justamente de ello. 
Nuestra autoestima también.
Lo que piensen los demás no depende de nosotros, pero sí cómo reaccionamos ante ello, porque eso también será alimento. 
Si siempre mostramos incertidumbre ante un mundo que se siente inseguro reflejaremos la constante duda que nos guiará a la necesidad de aprobación. 
Donde las opiniones abundan, donde se nos dice qué comer, qué pensar, qué sentir, qué creer.

Busquemos certezas a través de nosotros, a través de nuestro pensamiento creativo. 

Siguen siendo válidas las segundas oportunidades donde volverse a conocer y volver a empezar ahora es la constante. 
Ya no la duda. Ya no la necesidad de aprobación. 

Comenzar otro capítulo. 
Otro libro. 
Otro. 

Porque redefinirse indefinidamente no nos hace indecisos, nos hace más conscientes del cambio. Más creativos. Más humanos. 

Todo se renueva. Todo se transforma. 

El café no siempre se sirvió en taza. 
Alguna vez, tan sólo sirvió para admirarse desde alguna ventana. 

Esperaba ser transformado a través de un proceso creativo. 



Fotografía por: Alex Espinosa



martes, 28 de enero de 2014

En la orilla el paisaje siempre cambia

Deshacernos de las cargas nos hace apreciar aún más el paisaje.

Siempre encontraremos latente la oportunidad de despedirnos de los problemas, de enfrentarlos y no aplazarlos más.

Sin embargo, realizar algún cambio nos causa muchas veces una ligera nostalgia o incluso melancolía. 
¿Será porque ya le habíamos tomado un cariño especial a los desorganizados pendientes de inicio de año?
Qué incongruencia. Eso tan sólo nos limita a avanzar. 

En ésta ciudad, el oleaje se mantiene a la vanguardia, su actitud provocadora nos ánima a seguir luchando por los propósitos que acabamos de escribir.

El cambio siempre está a nuestro favor.

Observa como se acerca febrero y el clima se mantiene semi-cálido, es la extraña y típica sensación del tiempo invernal en el puerto. 
El cambio aquí sigue siendo una constante. 

En la orilla el paisaje siempre cambia. 
En la vida, 
el paisaje interno también. 

Pasó el mediodía y trajo sus mágicas noticias donde parece nada faltar. Nada. 
Bueno, tan sólo el café por la tarde. 
Para ello, habrá que esperar un poco más. 



Fotografía por: Alex Espinosa

lunes, 27 de enero de 2014

Limpiar un nuevo entorno sana

El lunes se levantó hoy con el pie derecho vaciando la casa del polvo acumulado. 

Es día de limpieza, y la mañana junto a la tarde se fueron moviendo y fusionando al ritmo de un fresco baile para iniciar muy bien la semana. ¡Qué sensación tan agradable!

Nuestra casa siempre estará lista para darnos razones para sanar y la oportunidad de aprender mientras la embellecemos un poco más. Nos enseña que en medio de la cotidianidad de la vida encontraremos hermosura y alegría. 

Los días también tienen propósitos por cumplir. Nos enseñan a través del diario vivir significados poderosos y profundos; claro, siempre distintos para cada quién. 
Tan sólo es cuestión de ponerles un poco de atención. 

Hoy no fue la excepción. 
Vi como el fuerte viento se llevaba por la tarde todas las hojas secas, quitaba del ambiente los viejos respiros y movía de la calle el sucio transitar; dejaba los árboles más livianos y el ambiente más despejado para recibir un atardecer. 
Entonces aprendí que limpiar un nuevo entorno sana y que para mí, realizarlo también en lunes fue la mejor decisión.

Bien, todo listo para celebrar la noche con una humeante taza repleta de canciones que nos hagan disfrutar del suave aroma de un espacio ordenado.

Lunes, Limpiar UNuevo Entorno Sana. 



Fotografía por: Alex Espinosa

domingo, 26 de enero de 2014

Inspiración

Los momentos de aprendizaje no se limitan a tan sólo hacerse visibles en los buenos ratos más bien siempre trascienden incluso en los días nublados.
Seguiremos en completa perfección si en nosotros sigue brillando el sol. Estaremos a salvo mientras ésta dicha se mantenga viva.

Hoy la inspiración le canta al encanto del descanso. 
Se sienta a estar en dulce reposo, incluso mantenerse en silencio para tan sólo disfrutar del café de la tarde, de la compañía de la música y de los recuerdos. 
Sentir que todo se renueva para el día de mañana. 

¿Cuántos momentos en la vida tenemos así? 
Procuremos que sean muchos, que la inspiración se desprenda un rato de la presión por la creación. 

Nada falta cuando estamos en el transcurso exacto del tiempo y el espacio: El presente. 
Nada falta cuando dejamos que nuestra conversación personal siga sonando en nuestro interior: Introspección. 

Todo está bien. 
Deja que la inspiración descanse. 
Para que el descanso, después nos inspire.




Fotografía por: Alex Espinosa

sábado, 25 de enero de 2014

Un viaje incurable

El poder de no poder olvidar una canción después de haberla escuchado tan sólo una vez. 

De repente te sorprendes tarareando la melodía que no imaginabas al principio poder recordar, para que después te siga todo el día hasta que te acuestas a dormir. 

¿Y al despertar? Ahí continúa en tu cotidiano silbido matutino, es tu herramienta perfecta para cocinar. El acompañante mientras esperas y el copiloto de carretera al manejar. 

Sabes que las letras han trascendido cuando las palabras que pronuncias en voz alta se asocian automáticamente con melodías escuchadas en frases de canciones. 
Tienes tantas aprendidas que es imposible de evitar.

La lista es interminable y ésta locura también. 
Pero, ¿Quién querría curarse de lo que nos ayuda a sanar?

¿Quién tendría razones para olvidarse de la música?

Melomanía, un viaje incurable que aún se encuentra vigente.

Sábado de música.
Alza la vista.
Mucho que escuchar. 





Fotografía por: Alex Espinosa

viernes, 24 de enero de 2014

Pasajero

"Pasajero"

Cuando escuchas lo que no puedes decir 
y lo que sientes lo tienes que fingir.

No dudo que fue un error pero no es fácil de aceptar.

¿Cuántas veces tuviste que reír 
de aquellas cosas que te hacían sufrir? 

No dudo de quién soy. 
Es darte cuenta que tienes que tomar la decisión.

Y hoy entiendo que todo esto era pasajero.
Y hoy me encuentro en la espera de un viaje nuevo. 


Para escuchar:
"Pasajero" -Valise Blu


Fotografía por: Alex Espinosa


jueves, 23 de enero de 2014

Parpadea . . .

La expectativa llega con sus tres puntos suspensivos. 

¿Qué esperar? Mucho. 

Nada es confuso, siempre es una latente realidad. 

El tiempo vuela. Mira, tan sólo parpadea. 

Ya pasó un segundo. Y de nuevo otro.
Y otro. 

Y otro.

¿Detenernos a contar? Mejor continúa.
Continúa. 

Continúa. 

Que vuele el parpadeo, tan sólo es tiempo.

¿Qué puede fallar? Nada. 

En una latente realidad, nada es confuso. 

Es sólo que, 
en la vida siempre necesitaremos más lindas anécdotas que vivir para contrarrestar las malas noticias que no necesitamos oír.
 
De aquellas que no nos dejarán ni parpadear, que sólo nos hacen querer continuar, querer mirar a través de la expectativa con sus tres puntos suspensivos. . . 



Fotografía por: Alex Espinosa



miércoles, 22 de enero de 2014

La historia

Se prepara la tarde con un fuerte café.
Escuchar una canción de cuatro minutos basta mientras la prensa francesa se alista para ser compartida en dos. 

Una historia espera ser contada junto al aroma celestial.
¡Ah, el disfrute del recuento de los días!

Aquel momento en que me volví a encontrar con mi alma gemela en una tarde tranquila de abril. 
¿Quién lo iba a imaginar? 
Habían pasado muchos años desde aquél encuentro cuando él había llegado a leer al mismo café donde yo tocaría esa tarde. 
Ahí, nuestra primera y última charla. 
Se iba a un largo viaje, ésta vez quizá para no regresar.

Siete años pasaron desde ése nuestro primer adiós, ahora frente a frente estábamos conscientes que presenciábamos el último.
Pues sabíamos que a partir de ese momento nunca nos volveríamos a despedir. 

Ni siquiera fue necesario escucharlo hablar para asegurarme que era él, pero mi corazón aún incrédulo tuvo su merecido estallido cuando oyó su voz decirme: Nos conocemos. 
No fue pregunta sino afirmación. 
Yo contesté tan sólo: Sí. 

Hace 100 días frente al mar se escuchó una afirmación similar, sólo que ésta vez fueron dos quienes respondieron "Sí" seguidas de un "Acepto".

Desde entonces, un alma que se comparte en dos corazones. 

Desde entonces, una historia que se cuenta junto a dos tazas de café. 




"La Casa de Brebajes"
El lugar dónde nos volvimos a encontrar después de siete años.

Fotografía por: Alex Espinosa



martes, 21 de enero de 2014

El movimiento disipa dudas

Despacio despierto, despacio comienzo, me voy sintiendo como respiro. Se percibe mejor la brisa sin la prisa del momento.

Mi cuerpo se pone a buen ritmo, y a la vez en lucha conmigo.
Yo dejo que la mente vacíe todo lo lleno del día anterior.

El movimiento disipa dudas, nos pone en marcha y nos quita el miedo. 
Nos coloca siempre en pequeñas encrucijadas, nos va recordando que el dolor es bueno, que siempre es señal del esfuerzo. 

Mientras percibo el aire escucho entre el viento a la mente que habla y al cuerpo que siento.
No sufro en el tiempo, tan sólo me inspiro en el fuerte camino. 

Ahí dejo todo lo que siento, ahí siento todo lo que dejo. 
Mi mundo, el reflejo. El mundo es mi reflejo.

Regreso distinta, mejor todavía.   

Me llega la tarde, el cansancio se avecina, ya se siente a esta hora un poco la matutina y melancólica fatiga. 

A cerrar los ojos tan solo un momento.
Un par de minutos para estar silenciosos.  

¡Bienvenida siesta vespertina!

Que prosiga el tiempo, ya en un momento la alcanzamos.

Después un café y todo arreglado.
A disfrutar del espacio abierto del cielo gris nublado.



Fotografía por: Alex Espinosa


lunes, 20 de enero de 2014

Paciencia

El tiempo que queda es poco, 
y el tiempo que queda vuela.

El día es cansado para quien no sueña, 
para quien sólo piensa en tan solo pensar. 

¡Qué difícil es la vida de aquel que no cesa de preocuparse!

¿Qué tanto es demasiado esperar por una cena?
¿Qué tanto es demasiado esperar?
¿Qué tanto es?
¿Qué tanto?
¿Qué?

Espera.  

Observa la luna. 
Como ella, ninguna.
Siempre se alista sin ir a prisa.

¿Por qué habría de correr?

Con calma se pinta cada día el cielo llenando todo de cálida poesía. Amanecer, atardecer. Mucho qué aprender. 

Todo llega en el punto exacto. 
Tan sólo espera, siéntate un rato. 
Disfruta el momento, ahora es cuando.

Respira. 
Descansa. 

¡Dulces sueños con sabor a desvelos! 
Que mañana la paciencia nos traerá un nuevo encanto.



Fotografía por: Alex Espinosa



domingo, 19 de enero de 2014

La cita

La cita conmigo inicia en domingo.

Una lista me espera para ayudar a preparar con calma lo que hace falta para una buena semana. 

De pronto, descubrirme anotando todo con esmero y entusiasmo me pone a pensar que estoy frente a uno de mis pasatiempos que más disfruto por la sencilla razón que aún me hace feliz escribir con lápiz sobre papel. 

Ese agradable y crujiente sonido que va formando el choque de ambos mientras se dibujan las letras. 

No sé si algún día esto llegue a considerarse anticuado de realizar pero, ¿Quién deja atrás costumbres que aún logran hacernos sentir bien? 

Sin su sutil compañía a la hora de la salida dejamos huecos y, ¡Qué fatiga! 
Si aprendemos a llevarla tenemos el tiempo a nuestro favor.  
Nuestra mente descansa y todo sigue en marcha. 
 
Que llegue la tarde, no hay destino errado.
Todo se siente en cámara lenta. 

Se disfruta la noche. 
Todo se siente muy bien preparado.
 
¡Venga lunes! Ya todo planeado. 
Como con mochila al hombro y con café cargado. 

La lista en domingo inicia conmigo. 
Siempre una cita. 

No lo olvido. 



Fotografía por: Alex Espinosa



 




sábado, 18 de enero de 2014

El canto del ruiseñor

La vida es un juego de niños, un dulce canto como el del ruiseñor. Nada lo detiene de su plena alegría, ni siquiera el desvelo ni siquiera una desdicha.

De nuevo despierta y retoma el esperado vuelo.
Con la cálida mañana el ave resucita, con el brillo de la tarde aún más fuerte su voz incluso palpita. 

Canta, canta sin cesar. 
Descansa en los brazos del roble y su  majestuosidad. El espacio vacío se llena de paz, lleva notas que sólo hablan de encanto, que sólo hablan de amar. 

Sabe que el día no vuelve ni regresa. Sabe que todo pasa, que todo cesa, todo menos el canto.
Ése se queda, se queda sonando.

Escucha que en el mar resuenan las mil y un olas, pero nada es más fuerte que una voz que se mueve al compás de la luz de la aurora.
Entonces deja que resuenen todo lo que quieran, pues no se limita, no hay nada que lo intimida. 

¿Una virtud? 
Es tan sólo disfrutar del placer de la vida. 
Dónde no habita el temor, donde todavía existe una vía para ser de nuevo todo como en un principio solía. 

Una sola armonía. 
Todo girando a la vez. 

Con inocencia, como en un juego de niños. 
Son como el canto de un ruiseñor.





Fotografía por: Alex Espinosa






viernes, 17 de enero de 2014

Inmóvil


La tarde y sus desplantes se acercaban con cautela, muy bien que se estaban armando con sutil y ruda valentía.
Venían con fuerte carga de tormenta de bombos y trompetas, de rayos y centellas; sólo queriendo esperar para empapar el dulce momento con un poco de ruido de ciudad.

¡Qué molestia! 

La pequeña esquina sin nombre que yacía con exquisita soledad, ahora se encuentra con impaciente espera por volverse a silenciar. 

Desde lejos, todo se pone de acuerdo para de pronto tornarse en unísono en algo muy parecido a una charla sinsabor.
Lo que pretendía ser un día de calma se convierte ahora en un ventarrón de agonía, lleno de muchas dudas, de muchas deudas y de muchos frenos de motor.  

¡Vaya! 
Apenas me entero en lo inmóvil que de pronto me convierto al escuchar tantos efectos al mismo momento. 

Apenas lo veo, pero eso es bueno. 

Entiendo que ni la prisa ni sus efectos son el mejor paisaje para describir. Nadie lo disfruta, pero sigue siendo así. 
Sé que no parará nunca de desesperar pero no pretendamos arreglarlo todo con tan sólo huir. 

Al re-ordenar las ideas todo vuelve al mismo sitio, ahí donde la calma no expira. Todo cesa, todo menos el ruido de afuera.
¡Qué movimiento! 
Pero del caos se crean muchas cosas, ésta vez, no es la excepción.

Bien, que todo permanezca estático. Todo, menos respirar. 



Fotografía por: Alex Espinosa






jueves, 16 de enero de 2014

Se descubren sentimientos

Se encuentran sentimientos bajo un cielo que hoy tiene un particular y lindo sazón a mar. 

Me siento a recuperarme de los desaires del momento y recuerdo cuan sencillo era viajar. 
Sólo cerrando por momento los ojos, sólo dejando de sentir mi cuerpo palpitar. Ahí late el deseo. Ahí donde sé que aún está.

Retorno al bello silencio, al de ese antiguo paisaje provenzal, incluso siento el encanto del viento en cada pestañear. 
¡Ah! ¡El encanto del tiempo! 
Cálido como el viento, cálido, como abrazar. 

Se descubren sentimientos sobre el mar, hoy que tiene una espléndida sensación celestial. 

La búsqueda del retorno se avecina, donde radica la magia, el ingenio, la fuerza. ¡Qué alegría!
Se mira todo desde lejos, sólo se mira. 
Pero estando ahí muy cerca donde todo se olvida, también ahí sólo se mira. Una ilusión, todo sin medida. 

Lindo el mediodía, linda la armonía: 
Se encuentran sentimientos, se descubren sentimientos bajo un cielo, sobre el mar.

¡Exquisita imagen con sazón a mar, la sensación celestial!

Que se encuentren también entonces las miradas, esas que no nos dejan respirar, ese instante justo antes de suspirar.

Un café. 
Para continuar.






Fotografía por: Alex Espinosa

miércoles, 15 de enero de 2014

Siempre latente, nunca en silencio.


Se sube el telón.
Las luces comienzan a dar un sinfín de vueltas, siempre girando, para guiarnos un poquito más.  

Si tan sólo dejáramos de tomarnos tan en serio esas confusas sensaciones, si tan solo nos conectáramos con el sencillo respirar, sabríamos que no es nada complicado, que la vida nos sigue dando pistas. 
Incluso para bailar.

Esas señales que de momento nos parecen un poco extrañas, ahora nos llegan para iluminar: 
Es tiempo.

Fijemos la vista más allá de los temores. 
Siempre serán inciertas ésas reacciones cuando nos enfrentamos a un murmullo de voces, a un sinfín de errores. 
Respira. 
Tan sólo son miradas, de esas que solemos contemplar frente algún reflejo. 
Si intentáramos de vez en cuando plantearles algunas preguntas a quienes nos cuestionan, obtendríamos tal vez inesperadas respuestas. 
Tal vez. O será que nos sigue resultando un encanto el tan sólo seguir pensando.

Que inicien las locuras interminables, esas que se encuentran en el interior de un ciclo en movimiento, siempre latente y nunca en silencio. ¡Qué intenso! Es la tarde.



Fotografía por: Alex Espinosa



martes, 14 de enero de 2014

Todo al mismo tiempo

5:00 p.m. 

El sol se asoma resplandeciente. 
Con su rostro nos deslumbra & nos invita a estar en reposo, a no pensar en nada más que en cerrar por un momento los ojos. 

Así se piensa mejor, así se está mucho mejor.

¿Qué decir del vaivén del viento? 
Simplemente nos arrulla con su caricia con sabor a pizca de primavera en enero. 
No tenemos escapatoria, nos hace partícipe de su ir y venir, como si contara a ritmo alguna antigua y buena historia.

¿Y las flores?
Las flores nos regalan sonrisas con su color amarillo encanto, les gusta vernos contentos, acompañarnos mientras terminamos el postre.

Es el juego de la tarde. 
No hay prisa, solo el de sentir. 

Todo parece estar listo para captar la esencia del momento en el escenario de la vida. 
El arte se encuentra a través de la ventana.
Para describirlo, 
no sólo nos es necesario mirar & escuchar, 
sino saber enfocar. 
Todo al mismo tiempo. 



Fotografía por: Alex Espinosa
   





lunes, 13 de enero de 2014

Las palabras & la taza humeante

¿Por qué nos gustará tanto disfrutar de la compañía de las palabras? 


La sensación del momento puede llegar a ser tan enérgico y cambiante como una vieja máquina de escribir que va plasmando las cien letras por minuto. 
Sin parar, todo en movimiento.
Con intensa prisa y con precisa ciencia se va mezclando el balance de su bien entusiasmado sonido con la intensidad del pensamiento del creador. 
Siempre interminable, nunca en retroceso.

Escribir, escribir, la clara forma de expresión del artista. 
Nunca será suficiente tan solo una cuartilla. 
Siempre se intenta abarcarlo todo con palabras para tan sólo así descifrarnos un segundo.

Transformamos un simple deseo en algo concreto y de admirar, para después enviarlo de nuevo junto al aire, que viva por siempre junto al viento y así jamás se olvide. 

Con el tiempo, el arte de dejar ir se vuelve el momento que más recordamos.

¡Qué sensación!

¿Por qué nos gustará tanto disfrutar de la compañía de las palabras? 
Porque así abrazamos al mundo entero con ellas.

Las horas continúan y va cayendo así la tarde bajo el mismo techo de costumbre. Es momento de la representativa taza humeante y de las charlas interminables. 

¿Café o té?



Fotografía por: Alex Espinosa
  

domingo, 12 de enero de 2014

Domingo de ensueño

"Un Sueño" 

Puede ser que un día después de pasear ya no vuelva más a éste lugar. Quizá la vida nos separe. 

Yo no sé. 

Cierro los ojos y quiero pensar: 
¡Fue sólo un sueño! ¿Que no es verdad? 
Pero la vida es tan frágil. 

Yo lo sé.

Y ahora, ¿Adónde irán las horas? 
Donde solía escaparme para ver el tiempo. Huir rumbo al fuerte viento.

Y hoy corro junto a las olas y suspiro las memorias que al fin recuerdo. 

Estoy feliz con este encuentro.


 Para escuchar: 
"Un Sueño" -Valise Blu


Fotografía por: Alex Espinosa

sábado, 11 de enero de 2014

Sólo así

La música siempre nos ayuda a encontrar la luz al final del túnel. Siempre.

Ése pequeño pasadizo que muchas veces nos parece eterno cuando la oscuridad del intenso momento nos revela una infinidad de pensamientos. 
Ahí es donde la visión del corazón se aclara y se activan todos las ideas perdidas, es ahí donde ponemos en práctica la paciencia y recordamos que las sensaciones nos hacen ver más allá de lo que imaginamos percibir a simple vista.

Hoy, nuestros sentidos que alguna vez habíamos pensado haber perdido se muestran amables y presentes para rescatarnos y ser la guía a la completa sanidad.

Es así cuando se escucha de verdad.
 
Cuando nuestro cuerpo nos habla desde un pequeño dolor hasta ése estado dónde el todo nos mantiene inmóvil, en ese instante nos es necesaria que la introspección, la meditación y la conversación interna, ésa, la mas antigua, nos hable y nos muestre qué cambiar. 
Siempre es fácil aliviar un síntoma, y aún más olvidarse de ello.
Pero es cuestión de valientes recordar que sólo escuchando a través de la luz del cambio miraremos el final del oscuro túnel.
Sólo escuchando.

Sólo así.
Escuchándonos. 



Fotografía por: Alex Espinosa



viernes, 10 de enero de 2014

De regreso

De regreso, 
el camino se conoce mejor. 
Y aunque se sienta siempre distinto, es el mismo por el que alguna vez transité, aún recuerdo bien las veredas, se miran mejor que aquella vez. 

Sí, me veo a través del reflejo del tiempo, como cuando el cielo se lucía sobre el mar, entonces comprendo que todo vuelve a ser un juego, depende todo del humor en que se está.

Sin señales entiendo que no hay regreso, pero siempre podemos construir unas cuántas vías mas, ya no me toma nada por sorpresa ni esos huecos que de pronto me hacían girar.

Aún el triste y solitario camino hoy lo aprecio mucho más, me detengo a saludarlo y me siento a conversar. 
Pero sólo nos observamos y disfrutamos del entorno, así nos entendemos más, así se dice mucho más. 
La mirada y la sonrisa, la nostalgia del transitar.

Voy paso a paso descubriendo algunas luces qué seguir, las admiro con entusiasmo y continúo sin despedir. Y es que todo se torna en blanco y negro, de nuevo puedo imaginar el cómo será. 

Dicen que de regreso, el camino se conoce mejor. 
Y aunque se sienta siempre distinto, es el mismo. 
Pero yo ya no. 



Fotografía por: Alex Espinosa

jueves, 9 de enero de 2014

Ve

Cuando entendemos que los cambios son muy importantes para nuestro bienestar, comenzamos a crear excusas para mantenernos estáticos, no se si es por el miedo a sentirse mejor, pero es porque no nos conocemos de otra forma mas que la que vemos hoy en el espejo. ¿Será mejor mañana? Siempre nos preguntamos y nos negamos a contestar.

Si el ruido de afuera regresara hoy vacío, si de pronto es diferente al que solías recordar, es porque la sensibilidad por salir nos atrapa, pero ya no des razones para quedarte en ese lugar. 
Solo ve y aprende a respirar, a ser tú de nuevo, a disfrutar de la renovación de todo lo que un día negaste cambiar. 
Es tiempo, es cierto.

Recuerda todas las veces que quisiste pero no supiste por donde empezar, ahora se presenta la oportunidad perfecta de dejar todos los viejos pensamientos detrás.

Continúa con una buena historia, continúa con algo nuevo qué contar, algo que siempre anhelaste pero que no te escuchaste decir. 
Si la vida te da razones, tú contesta con preguntas; que el diálogo comience, que el ánimo sea fuerte; para disfrutar de todo lo que hasta hoy has dejado en espera. 
Ve. Te espera un nuevo ser. 

Aquí va. 


Fotografía por: Alex Espinosa