viernes, 31 de enero de 2014

Las mejores sonrisas no se posponen.

Las nuevas sensaciones siempre representan nuevo viajes.

Los días buenos se acercan. 
Las vidas se encuentran, se acomodan los minutos con las horas para coexistir en el perfecto momento.
El ahora.

¡Qué emocionante es tomar la maleta vacía para emprender lo que siempre en planes y sueños sólo se había vivido!

Todo marca el inicio de algo grandioso. 
Año nuevo para muchos. 

Entonces, ¡Que suenen las campanas entre días nublados y noches estrelladas, todo indica que es momento de celebrar!
Es la vida que se acerca de manera cautelosa para darnos las mejores sorpresas, las mejores oportunidades.

Todo pasa, el amor no. 
Ni la música. 
Que se quede sonando para darnos el calor rítmico de las melodías que anhelábamos sentir. 

Vivir. De nuevo.

Revivir lo inolvidable.
Recordar lo infinito. 
Retomar lo disfrutado.
Restaurar lo olvidado.

Regresar al vuelo.
Que durará para siempre. 

Las mejores sonrisas no se posponen. 
Ni las fotografías.
Ni el café. 


Fotografía por: Alex Espinosa