jueves, 23 de enero de 2014

Parpadea . . .

La expectativa llega con sus tres puntos suspensivos. 

¿Qué esperar? Mucho. 

Nada es confuso, siempre es una latente realidad. 

El tiempo vuela. Mira, tan sólo parpadea. 

Ya pasó un segundo. Y de nuevo otro.
Y otro. 

Y otro.

¿Detenernos a contar? Mejor continúa.
Continúa. 

Continúa. 

Que vuele el parpadeo, tan sólo es tiempo.

¿Qué puede fallar? Nada. 

En una latente realidad, nada es confuso. 

Es sólo que, 
en la vida siempre necesitaremos más lindas anécdotas que vivir para contrarrestar las malas noticias que no necesitamos oír.
 
De aquellas que no nos dejarán ni parpadear, que sólo nos hacen querer continuar, querer mirar a través de la expectativa con sus tres puntos suspensivos. . . 



Fotografía por: Alex Espinosa