sábado, 25 de enero de 2014

Un viaje incurable

El poder de no poder olvidar una canción después de haberla escuchado tan sólo una vez. 

De repente te sorprendes tarareando la melodía que no imaginabas al principio poder recordar, para que después te siga todo el día hasta que te acuestas a dormir. 

¿Y al despertar? Ahí continúa en tu cotidiano silbido matutino, es tu herramienta perfecta para cocinar. El acompañante mientras esperas y el copiloto de carretera al manejar. 

Sabes que las letras han trascendido cuando las palabras que pronuncias en voz alta se asocian automáticamente con melodías escuchadas en frases de canciones. 
Tienes tantas aprendidas que es imposible de evitar.

La lista es interminable y ésta locura también. 
Pero, ¿Quién querría curarse de lo que nos ayuda a sanar?

¿Quién tendría razones para olvidarse de la música?

Melomanía, un viaje incurable que aún se encuentra vigente.

Sábado de música.
Alza la vista.
Mucho que escuchar. 





Fotografía por: Alex Espinosa