viernes, 28 de febrero de 2014

Al llegar la calma

Se va la luz por el resto día. ¿Nos iluminará la luna ésta noche?

Impredecible.

Escucho crujir el viento sobre el techo, su prisa se lleva las ramas secas. 

Lo que se inunda, sobreabunda. De eso no hay duda. 

¡Qué buena despedida la de éste febrero! 

Imperdible.

La lluvia nos acompaña con muy buena música, es un espectáculo que nos mantiene atentos, nos mantiene muy cerca de la ventana. 

Con dinámicas y ritmos nos sorprende, como para estar despiertos hasta que venga la madrugada. 

Nos invita a abrir los ojos y disfrutar del momento.

Un poco de café fuerte llena ésta taza vespertina, así nos hace estar a mano con éste intenso clima. 

El tiempo que se lleva lo que dejó la tarde traerá con la perfecta naturaleza millones de sorpresas al llegar la calma con la renovada primavera.

Impresionante.



Fotografía por: Alex Espinosa









jueves, 27 de febrero de 2014

La belleza olvidada

El encanto se acompaña con un millar de estrellas donde decenas de historias esperan la noche para ser contadas. 

Las ideas aparecen en el momento exacto para ser tomadas en cuenta y haciendo renacer todo, esperan la lluvia para que el paisaje comience a brillar. 

Todo funciona así. O así me parece. Todo.

Pero, qué sentimiento tan inusual el poder lograr conocer el misterio de la belleza olvidada. 

Es ahí en los detalles donde nuestra esencia es valorada. 
Es ahí donde descubrimos que sólo fijando nuestro ojos en la hermosura de la naturaleza es cuando el corazón recuerda florecer. 

Nos recuerda que todos somos uno. O así me parece. Todo.




Fotografía por: Alex Espinosa


miércoles, 26 de febrero de 2014

Una docena de canciones y el ocaso

Tomo nota mientras el sabor del café logra hacerme sentir que la prisa se desvanece de la tarde. 

Me uno junto al clima extraño que inquieto se avecina. Creo que somos un par de complicados o tan sólo es Marzo a la vuelta de la esquina.

Salgo un poco y busco una melodía que envuelva todo el horizonte, alguna que el viento aún todavía guarde para su mejor momento. 

Pienso en mi cálida respiración y regreso a casa con manos llenas. Nada vuelve a su lugar ni igual ni vacío. 
Nada, ni siquiera yo. 

Tomo el tiempo necesario. Ese tiempo que nunca es suficiente, que nunca nos alcanza para hacernos creer y sentir que no habrá mañana. 
Sentir como si nunca fuera a anochecer. 
Pero espero en calma el despertar del alma para que el día siga y avance. 
Mientras me dejo llevar por una docena de canciones y el ocaso. 



Fotografía por: Alex Espinosa








martes, 25 de febrero de 2014

Si no existe, créalo.

El café por la tarde y sus vaivenes. 

De pronto comienzo a pensar en los recorridos de aquellos días  en donde todo parecía tan lejano, cálido y tranquilo.  

Todo cambia y es normal. 

Hablar de los mejores momentos de aquellos días no nos hace ni nos convierte en mejores personas. Ahora entiendo que las memorias son muchas pero muchas veces esas memorias ya no son espejo de lo que somos sino de lo que creímos ser. 
De lo que fuimos.

Todo cambia y es natural.

La vida es hasta donde tú te permitas ver y conocer, hasta donde tu sentir se comparta con el entorno. Si no existe, créalo.
La perspectiva de nuestro estado de ánimo siempre tiene el privilegio de cambiar. Eso es bueno.

Todo cambia y es vital. 

Renovarse siempre es sano. Que la plenitud de los recuerdos se base en el movimiento permanente de tu estado consciente. 



Fotografía por: Alex Espinosa





lunes, 24 de febrero de 2014

Lo que sueñas viaja y vuela.

Lo que sueñas viaja y vuela. 

Se trata de una combinación dinámica y apasionante con un gran potencial para el largo recorrido. 

Qué extraño es pretender explicar una sensación que de momento se ve arraiga junto a una taza de lunes por la tarde.

Me pregunto cuál es el sentido de percibir el ritmo acelerado de los demás si podemos sentirnos adormecidos ante el movimiento interno. 
Y qué decir cuando sentimos el no sentirnos. 
Es toda una ilusión si pensamos que el entusiasmo es tan sólo en un inicio. Si dejamos que se desvanezca es porque dudamos. 

Mantener esa fuerza no depende de la ausencia. 
La locura es la cura. El amor, la medicina.

El atardecer nos espera y yo tan sólo soplo palabras al viento. 




Fotografía por: Alex Espinosa



domingo, 23 de febrero de 2014

Tregua

¿Por qué hacemos lo que hacemos? 

Las respuestas aisladas también tienen significado.

¿Por qué no hacemos lo que decimos? 

Es más fácil escribir las palabras pero no tanto ordenarlas.

¿Por qué no amamos lo que hacemos?

Compartir eso que sientes hace más fácil el recorrido.

¿Por qué no decimos lo que amamos?

Platica contigo, platica con alguien, platícale al viento.

¿Por qué no hablamos de lo que somos?

Hablemos en serio. Hablemos del tiempo.

Es tu tiempo. 

Tan sólo es cuestión. 

¡Vamos! ¡Menos preguntas y hagamos tregua con el domingo!

Invítale un café.  




Fotografía por: Alex Espinosa

sábado, 22 de febrero de 2014

Sublimación

Expectativa vs realidad.

Todo inicia en una habitación desordenada donde el generador de caos es siempre la prisa y el tiempo a contra reloj.

Crear espacios nuevos que te llenen los pulmones de satisfacción es de los pasatiempos más emocionantes que podrían existir.

Estamos ahí vaciando la ansiedad en algo productivo y de preferencia cotidiano.

La sublimación es una sensación necesaria.

Me muevo a ritmo lento, me muevo a ritmo nuevo.
Me doy cuenta que la realidad no es la expectativa. 
Que lo que sentimos es más de lo que pensamos y que la serenidad vale más de lo que creemos. 

Regreso al principio, me acomodo en mi sitio y recuerdo que nada es indispensable. 

Nada, tan sólo vivir. 



Fotografía por: Alex Espinosa


Vivir despierto, vivir despacio

Aquel que permite que sus sueños permanezcan intactos tiene una virtud: La de vivir despierto. La de vivir despacio.

Es de vital importancia esa congruencia. 

Desde levantarse con propósito hasta sentirse pasajero de la madrugada. 

Todo en un día. 

Aquel que permita que una nueva conciencia invada el momento tiene un reto: Hacerla girar. Hacerla brillar. 

Una energía que llena el espacio vacío nos mantiene atentos para seguir sintiendo el cambio.

Todo en un día. 

Las palabras no vacilan en el instante en el que son dichas. Siempre abordan a tiempo. 

Con precisión, desde el principio hasta el final nuestros pensamientos nos acompañan. 
Ahí radica la importancia de la interpretación de las voces internas que llenan el paisaje. 

Ahí dónde se encuentra la complejidad con la simplicidad.
Ahí entre un camino, una vereda y un buen descanso.




Fotografía por: Alex Espinosa






jueves, 20 de febrero de 2014

El umbral del viento

Las buenas anécdotas esperan su temporada. 
Las nuevas canciones, también.

Memorias en sintonía, aquí de nuevo en armonía.  

Historias compartidas junto a una sala de espera, junto a la orilla de un mar de lágrimas de sentimientos encontrados que habla de las tantas visitas postergadas de ideas congeladas. 
Qué regalo.

Todo pasa al mismo tiempo. 
Pasamos en el tiempo.
Navegamos en otro vuelo, uno más colorido que el de ayer. 
Sólo basta vivir. 
Basta suceder.

Basta disfrutar de la plácida noche estrellada que enternece incluso la fuerte mirada. 
Que pone en movimiento las viejas ilusiones y convierte las visiones en claros despertares. 

Deja recuperar tu aliento con el suave arrullo de las conversaciones menos esperadas y más anheladas. 
Deja descansar tu silencio en las certezas, que tus dudas busquen respuestas en el umbral del viento. 
Deja sentir como el desapego suelta el dulce encierro. 

Atrapa del mundo su máximo esplendor. 
Vé que aún tenemos tiempo. 
Aún estamos junto al sol.

Las buenas canciones esperan su temporada. 
Las nuevas anécdotas también esperan ser contadas.

Vé que aún es tiempo. 
Aún hay luz. 
Aún somos.



Fotografía por: Alex Espinosa

miércoles, 19 de febrero de 2014

"...ésta canción que me acompaña en el viaje."

La verdad es que las nubes nos inspiran más de lo que nosotros nos imaginamos: Tienen historia, Tienen magia, Tienen vida. 

Siempre se encuentran en algún proceso de cambio y transformación. Y aún así, siempre nos encantan. Sean como sean, las contemplamos, las admiramos porque nos inspiran al movimiento, a crear. 
Sobre todo cuando nos encontramos de viaje y se acercan a conversar. Somos tan diferentes y a la vez tan parecidos. 

La verdad es que amamos la vida más de lo que nosotros nos imaginamos. Podemos cambiar de estación las veces que sean necesarias. El corazón, una maleta y las nubes siempre estarán listos para acompañarnos: 


Tomo mi boleto voy a la estación
corro pues se me hace tarde
junto a mi maleta va ésta canción 
que me acompaña en el viaje

Si pudiera huir hasta la estación
donde sólo se oye el canto
de los pajarillos de color marrón
que resuenan en el campo

Quisiera llevarte hasta las nubes
Espera que pronto llegará

¡Uh Uh! Ahí van las nubes
Prepara tu maleta que esto ya va comenzar
¡Uh Uh! Estamos por llegar

Por fin.


"… ésta canción que me acompaña en el viaje." 
Para ver & escuchar sigue éste enlace: 



Fotografía por: Alex Espinosa




martes, 18 de febrero de 2014

Silbidos que saben a invierno

Podría estar escribiendo por horas. . . 

O tan sólo hasta que la tetera con agua hirviendo comience a silbar. 

¡Ah! El café de la tarde se acerca junto con la huída del sol.

Todo es tan cotidiano y necesario. Como los cuatro minutos que habrá que esperar para un café recién prensado. 

¡Listo! El cronómetro acaba de sonar. 
Vamos a terminar con esto de una buena vez. 

¡Qué delicioso y fuerte desafío!

¿Se puede pedir algo más mientras se escribe? 

Descanso perfecto, detente en el silencio que despacio me convierto en un ser al descubierto.
Despierto en la música, disfruto las horas donde los silbidos que saben a invierno poco a poco se despiden de nosotros. 

Lentamente se acerca una inminente e interna cuenta regresiva, pronto la primavera estará aquí, junto a un cotidiano café en el atardecer.

Mientras llega, disfrutemos éste. 




Fotografía por: Alex Espinosa

lunes, 17 de febrero de 2014

Introspección

Imposible conversar internamente en medio del bullicio del día

La introspección es necesaria en nuestra cotidianidad.

Nos asusta el hecho de pensar demasiado en nosotros mismos pero creo que es la única manera de conocer quienes somos.
Sé amable contigo.

Nuestros juegos mentales nos alientan a ir un poco más allá de lo que un reflejo nos dice. De lo que otros nos dicen.
A veces dudamos, a veces fallamos. A veces mejor ni hablamos.

Pero siempre es mejor hablar de nosotros que de otros. 
Sé amable contigo.

Siempre es mejor decir cómo nos sentimos que mentir en lo que decimos. 
Las decisiones parecen tomarse en segundos pero las actitudes pueden tardar un poco más. 

Sí. Es mejor siempre pensar dos veces antes de actuar.

Salir y estar a solas de pronto se convierte en el mejor pasatiempo de muchos de nosotros, no porque queramos huir sino porque nos gusta encontrarnos. 

Todos buscamos llegar a casa. 
Todos buscamos compartir la calma con una humeante taza. 

Para continuar diferente. 
Acompañados de la amable percepción interna. 

Dejando el bullicio atrás, respira otra vez. 

Sí. Sé amable contigo. 
Sí. Una vez más. 


Fotografía por: Alex Espinosa


domingo, 16 de febrero de 2014

Momento efímero

La vida útil de la inspiración se basa en la vida útil de la razón. 
Entre más pensamos, más dudamos. 
Entre más dudamos, más nos alejamos de la espontaneidad. 
Irónico.

La idea clara es efímera y aunque aparece como un destello deslumbrante, presente y visible sabremos que tan sólo durará un segundo. Un segundo nada más. 
De pronto se detiene y así de pronto se va.
¿Cómo detenerla un poco más?
Implica valor. Implica agudizar los sentidos para no dejar pasar desapercibido un momento de suprema importancia. 


La vida útil de la composición se basa en la vida útil de la canción. Cuando la música suena todo gira y sigue con bastante normalidad. Si de pronto se detiene, de pronto se siente que todo se va. 
¿Irónico? Un poco.

Porque acertar en tiempo y espacio con el ritmo de la inspiración es algo que nos seguirá asombrando hasta el final. 
Lograr sentir que detenemos lo efímero del momento en algo tangible y duradero nos da la satisfacción necesaria para sentirnos infinitamente libres, infinitamente agradecidos.

La genialidad se ha detenido para acercarse y sonreírnos una vez más. Disfrutemos de la genial locura de lo espontáneo.

¡Irónica es la efímera belleza de la inspiración! 



Fotografía por: Alex Espinosa





sábado, 15 de febrero de 2014

¡Salud!

¡Qué buen día nos ofrece el sábado! 

La inventiva de la tarde se renueva después de un poco de café.

Todo es válido, incluso el pastel. 

La belleza del momento se funde con el sol, las plantas y el corazón. El que siempre celebramos, sea ayer o sea hoy. 

Ahora esperando a que el viento calme, esperando para regresar.
El cielo está en su punto exacto para salir a caminar.
Todo fluye, todo está en su justo lugar. 
Nada se mueve sin un pensamiento, nada se pierde con tan sólo volver a intentar.

Que se renueven las fuerzas con nuevos retos, que se descubra tu ingenio al crear. 
De eso se trata todo este juego, de eso se trata. 
Vamos, sigue tu andar.

¡Por más días como estos! ¡Salud! 



Fotografía por: Alex Espinosa

viernes, 14 de febrero de 2014

Corazón

El corazón romántico es aquel que se mantiene despierto hasta el final. No pierde pistas, se queda atento.

Su sentimiento no se adormece ni se estropea con el tiempo porque respira en la permanencia no en la soledad.

Su sensibilidad para interpretar el mundo se mantiene distinta en cada momento porque prefiere mostrarse real que deshonesto.

La profundidad de los corazones románticos se asemejan a los colores porque nunca dependen de la intensidad con lo que fueron pintados sino del estado de ánimo en el que serán captados.

Su fuerza radica en la esencia no en la ausencia. 

El corazón romántico no es el más joven ni el más viejo de todos, es aquel que ha sido creado para cultivar amor y a su vez cultivado para crear amor. Así como las flores en su máximo esplendor. 

Ése se mantiene siempre sano y renovado. Siempre enamorado.

Un corazón hecho a mano, es un corazón hecho con amor. 

Con corazón en mano lo comparto. ¡Feliz día!



Fotografía por: Alex Espinosa




jueves, 13 de febrero de 2014

Recurso inagotable

Cuando la risa nos encuentre: ¡Qué felicidad! 
Un recurso inagotable.

Podemos estar seguros que nuestra capacidad de asombro aún sigue intacta. Es el detonante preciso para aliviar un día gris, el motivo perfecto para no tomarse tan en serio la imperfecta cotidianidad. 

Cuando la risa no se encuentre: ¡Búscala! 
Un recurso renovable.

Es el saludable antídoto. El impulso necesario para darse cuenta que las pequeñas discusiones sin sentido muchas veces son tan sólo conversaciones pendientes que se olvidaron atender. 
Todo volverá a su debida normalidad, todo irá bien si la escuchas hablar entre la sarcástica cotidianidad. 

¡Que la risa nos fotografíe el alma, nos ejercite el cuerpo, nos ilumine el rostro, aleje los malos ratos, nos mueva el pensamiento y sane la soledad! 
Si la dejamos vivir, aún podremos vivir. 



El renovable, inagotable y saludable antídoto




Fotografía por: Alex Espinosa







miércoles, 12 de febrero de 2014

Caminos

Caminos entrecruzados. Una aventura. Mirarse siempre transitando con pie firme, sin titubeos. Sin pretextos para detenerse.

Caminos entrelazados. Una recompensa. Encontrarse aún sin haber hecho planes, pero llegando a tiempo. Sin demoras.

Caminos separados. Una sorpresa. Descubrir que la vida te lleva de la mano por la nueva ruta de la expectativa. Dejando todo. Continúas seguro sin voltear atrás.

Caminos perdidos. Una nostalgia. Despertar en tu realidad con la ligera sensación que has cambiado. Te has olvidado de algo pero ya no lo recuerdas exactamente. Alejas la melancolía y alientas tu paso para volver a empezar.

Caminos diferentes. Un tesoro. Saber que todo puede ser mejor, que todo en un momento puede tomar un nuevo significado. Saber que nada está dicho, que aún podemos rectificar y decidir mejor. 

¡Qué aventura mirarse sin pretextos para detenerse!

¡Qué recompensa encontrarse sin demoras!

¡Qué sorpresa descubrir sin voltear atrás!

¡Qué nostalgia despertar en tu realidad y volver a empezar!

¡Qué tesoro saber que aun podemos rectificar y decidir mejor! 


Caminos. 
Es cuestión de dar el primer paso. 



Fotografía por: Alex Espinosa




martes, 11 de febrero de 2014

¿Quieres saber?

Siempre esperamos señales que nos hagan decidir a favor, que nos hagan sentir seguros para poder actuar mejor. 

¿Cómo reaccionar ante tantas opciones y tanta incertidumbre? 

Necesitamos preguntas para conocer las respuestas del cielo.

Necesitamos escuchar nuestra voz en alto pidiendo al viento que lleve nuestro deseo. Que nos encuentre con nuestros sueños.

Pero muchas veces, tan sólo una pequeña estrella fugaz es más que suficiente. Puede que su parpadeo ésta vez nos traiga respuestas: 



Los días se van 
tan vacíos de calor
No siento ni mi voz

Y ésta vez 
puedo escuchar y ver el cielo parpadear
Dice que sabe dónde te puedo encontrar

Y quizá, y quizá se haga realidad

Quiero saber
Si es el momento 
De detenerme o continuar

Y los sueños 
Que un día dejé escapar
No tardaré en encontrar.



¿Quieres ver y escuchar?
Sigue éste enlace"Quiero Saber" -Valise Blu



Fotografía por: Alex Espinosa


lunes, 10 de febrero de 2014

Los mil y un pensamientos

El día inicia y termina a pesar de ti. 
Los pensamientos inician y terminan contigo.

¿Qué hacer con tantos de ellos? 
La vida de los pensamientos está en ti.

Pero si tan sólo:

Olvidáramos los que son tan vacíos y 
despidiéramos los que son tan dañinos.
Alejáramos los que detengan nuestro crecimiento y 
abrazáramos los que nos hagan sentir bien.

Tan sólo así: 

Comenzaremos a tener pensamientos más amables acerca de nosotros y finalmente podríamos sonreírnos con plena sinceridad. 
Nos regalaríamos más tiempo para coexistir y coincidir con el reflejo y así lograr convivir en libertad. 

Siempre existe una manera de regresar al centro de nuestro sano equilibrio.
Siempre es el momento para reunirse con los que mejoren nuestro sentir. 

¡Que abunde el silencio para crear un millón de pensamientos! 

Tan sólo así, sabremos de qué estamos hechos. 
Construyamos buenos. Coincidamos. Somos ellos. 
 


Fotografía por: Alex Espinosa


domingo, 9 de febrero de 2014

Sobreexposición

¿Con qué frecuencia utilizamos la paciencia?
Girando en torno a ella se visualiza mejor. 

¿Con cuánta congruencia disfrutamos la belleza?
Restaurando la riqueza de la pureza se recicla incluso la naturaleza.

El reto es convertirnos en algo más que meras sensaciones adictivas. 
Construyamos la fuerza del ser a través de patrones rítmicos de arquitectura natural, benéfica y duradera para que rescatarnos deje de ser tan sólo un sueño. 

Que tomar sol y beber agua sean la energía diaria. 
Que el viento y el mar se conviertan en el alimento matinal. 

Comerse al mundo, la prioridad.

La semana inicia con un trago de luz y un toque de música. 

Así el hambre de creatividad será saciada por la fuente inagotable de inspiración.

En la fotografía, en la construcción, en la música, en la vida: 
Lo que está más iluminado sobreexpone lo/el negativo.

Lo que se usa con frecuencia, se utiliza con paciencia.



Fotografía por: Alex Espinosa


sábado, 8 de febrero de 2014

Inevitable

Imposible frenar lo inevitable
No necesitamos más excusas para esperar a mejorar 
Escucha como el cuerpo nos habla con amor
Valiente y lento debe ser nuestro camino para asegurar el corazón

Impide frenar lo importante
Tal vez el tiempo nos quiera perdonar
Aún el día no se acaba
Basta intentarlo una vez más

Libera tu camino del recuerdo y no vuelvas de nuevo atrás
Empieza a disfrutar, que todo pasa, aún la vida. Eso también es: 

I-N-E-V-I-T-A-B-L-E



Fotografía por: Alex Espinosa


viernes, 7 de febrero de 2014

La tarde & el viernes

La tarde se relaja.
Es viernes y el brillo del sol se hace sentir cerca al saber que por fin dejó de llover.

Todo se renueva y florece.
Incluso el viento canta un nuevo son. 
Momento de inspiración.

Recuperemos fuerzas frente al calor del momento. 
Frente al esperado fin de semana que promete ser encantador. 
Todo está listo, la lista también. 
El café, por supuesto. 

Que comiencen los días libres para revivir. 
Desvanecerse profundamente en el real sueño de la ilusión. 
Restablecerse en el delirio de la calma y dejar de perseguir al tiempo para olvidar.

Que se detengan los pendientes, los retomaremos después. 
Ahora, sólo permito que el descanso se haga presente. 

La prioridad es tan evidente.
Decidir encontrarse.

Con eso basta. 
Con ésta tarde que relaja. 





Fotografía por: Alex Espinosa

jueves, 6 de febrero de 2014

Lo que quieres ser

Detener el proceso de la vida es como evitar que las semillas germinen por miedo a que eventualmente crezcan. 
Crecer es inevitable, marchitarse es opcional.

Y aunque todo es efímero, no necesariamente tiene que dejar de ser maravilloso. No tiene que. 

No tiene que ser perfecto para que sea hermoso. 
No tiene que ser preciso para que transmita algo. 
No tiene que ser exacto para que sea bello. 
No tiene que ser.
No tiene que.
No. 

Sólo es.

La relatividad de la estética. 
Todo depende de los ojos de quien mira y del oído de quien aprecia. 
Pero el disfrute del sentido del gusto nace y depende del arte creativo del sentido del tacto y del olfato de quien cocina. 
Los ingredientes naturales y auténticos celebran en conjunto y con orgullo una naturaleza que nos regala vida con cada centímetro de esplendor que ha sido cultivada en agua y tierra. 
Un recurso ilimitado para admirar y alimentar, para nutrir y conquistar todos nuestros sentidos.
Demos la bienvenida a la total renovación de nuestro sistema, del proceso de saborear las cosas y sobre todo de las raíces, de las frutas, de las hojas. 
Todo tiene su proceso de transformación, y éstos seres no son la excepción, se mantienen vivos en nuestro interior para convertirse en parte vital de nosotros. 

Para que seamos uno al respirar. 

No tiene que ser congelado para que sea práctico.
No tiene que ser frito para que sea sabroso.
No tiene que ser enlatado para que sea fácil.
No tiene que ser.
No así.

Haz lo que quieras hacer. 
Cultiva lo que quieres ser.




Fotografía por: Alex Espinosa