lunes, 24 de febrero de 2014

Lo que sueñas viaja y vuela.

Lo que sueñas viaja y vuela. 

Se trata de una combinación dinámica y apasionante con un gran potencial para el largo recorrido. 

Qué extraño es pretender explicar una sensación que de momento se ve arraiga junto a una taza de lunes por la tarde.

Me pregunto cuál es el sentido de percibir el ritmo acelerado de los demás si podemos sentirnos adormecidos ante el movimiento interno. 
Y qué decir cuando sentimos el no sentirnos. 
Es toda una ilusión si pensamos que el entusiasmo es tan sólo en un inicio. Si dejamos que se desvanezca es porque dudamos. 

Mantener esa fuerza no depende de la ausencia. 
La locura es la cura. El amor, la medicina.

El atardecer nos espera y yo tan sólo soplo palabras al viento. 




Fotografía por: Alex Espinosa