domingo, 23 de febrero de 2014

Tregua

¿Por qué hacemos lo que hacemos? 

Las respuestas aisladas también tienen significado.

¿Por qué no hacemos lo que decimos? 

Es más fácil escribir las palabras pero no tanto ordenarlas.

¿Por qué no amamos lo que hacemos?

Compartir eso que sientes hace más fácil el recorrido.

¿Por qué no decimos lo que amamos?

Platica contigo, platica con alguien, platícale al viento.

¿Por qué no hablamos de lo que somos?

Hablemos en serio. Hablemos del tiempo.

Es tu tiempo. 

Tan sólo es cuestión. 

¡Vamos! ¡Menos preguntas y hagamos tregua con el domingo!

Invítale un café.  




Fotografía por: Alex Espinosa