miércoles, 26 de febrero de 2014

Una docena de canciones y el ocaso

Tomo nota mientras el sabor del café logra hacerme sentir que la prisa se desvanece de la tarde. 

Me uno junto al clima extraño que inquieto se avecina. Creo que somos un par de complicados o tan sólo es Marzo a la vuelta de la esquina.

Salgo un poco y busco una melodía que envuelva todo el horizonte, alguna que el viento aún todavía guarde para su mejor momento. 

Pienso en mi cálida respiración y regreso a casa con manos llenas. Nada vuelve a su lugar ni igual ni vacío. 
Nada, ni siquiera yo. 

Tomo el tiempo necesario. Ese tiempo que nunca es suficiente, que nunca nos alcanza para hacernos creer y sentir que no habrá mañana. 
Sentir como si nunca fuera a anochecer. 
Pero espero en calma el despertar del alma para que el día siga y avance. 
Mientras me dejo llevar por una docena de canciones y el ocaso. 



Fotografía por: Alex Espinosa