jueves, 27 de marzo de 2014

Decir algo

Llega la tarde, y el café se hace evidente. 
Ése momento donde las palabras fluyen al sentir el aroma con cada sorbo, donde el golpeteo entre una taza y una mesa se convierte en algo más que un ruido de costumbre, es el eterno acompañante con cada pausa, con cada suspirar. 

Las conversaciones llenan el espacio de risa, de llanto, de gestos, de encanto. Tantos sentimientos ligados a un sólo pensamiento: Decir algo. 
Algo que nos una, algo que nos aliente, algo que nos haga volver a vivir diferente. 
Escuchar que no todo está perdido nos hace luchar por lo que queremos verdaderamente encontrar. La vista siempre al frente, ahí es donde debe estar. Aquí, junto a tu taza y el eterno acompañante; el ruido, la mesa, el suspirar. 
Llega la tarde, sentimos decir algo.



Fotografía: Alex Espinosa