sábado, 29 de marzo de 2014

Sabiduría pura

¿Cuántas naranjas se necesitan para crear el mejor de los jugos? ¿seis, doce, veinte? 
El secreto no se encuentra en la cantidad o en la forma. Todo depende de la abundancia de su centro al separarla del grosor de su cáscara y exprimir lo que lleva dentro. 
Su aroma cítrico nos transporta al campo, su sabor llena nuestro paladar de dulce encanto. No se necesita nada más, la vitamina va directamente al vaso. Sabiduría pura.

Recibimos de la naturaleza mucho más de lo que nos imaginamos, se transforma en alimento vivo para convertirse en parte importante de nuestro reflejo. Si somos lo que queremos, ¿queremos lo que somos?, si somos lo que comemos, ¿queremos lo que comemos? 
Que la abundancia de lo que llevamos dentro hable de nosotros y de nuestro alimento; todo dependerá de la abundancia de nuestro centro.



Fotografía: Alex Espinosa