sábado, 24 de mayo de 2014

El espejo congruente

¿Sólo elegimos los momentos especiales para dar nuestra mejor sonrisa? Intentemos compartir nuestra mejor voz aún en el momento menos planeado. 

La verdad es que muchas veces sentimos que debemos esperar hasta el último minuto cuando todo alrededor se encuentre -a nuestro ver- casi perfecto para entonces dar lo mejor. Y nos equivocamos. Somos afortunados cuando tenemos más de una oportunidad para decirlo todo, somos bendecidos al expresar lo que deseamos y sentimos. Y nos olvidamos.

En la libertad de ser, hacer y deshacer se encuentra mucho de  ése equilibrio emocional y reconocer que somos capaces de romper las barreras del miedo que nos frenan es siempre el mejor pero el más difícil de los pasos. Cuando se haya dada por iniciada la carrera será sólo cuestión de seguir a paso seguro sin voltear atrás; con la vista fija al frente jamás olvidemos que nuestro reflejo es y será siempre la guía de lo que llevamos dentro. 
Seamos el espejo congruente de los sueños que intentamos encontrar incansablemente.  



Fotografía: Alex Espinosa