miércoles, 21 de mayo de 2014

Pronóstico incierto

El pronóstico siempre es incierto, el latido y la intuición no. Confiemos en las primeras emociones, dejemos que los sentidos nos hagan hablar; dejemos fuera las pesadillas, de ellas siempre podemos deshacernos al despertar. 

¡Qué fuerte es el amplio panorama, en la inmensidad podemos ver que nuestros problemas son tan pequeños! Es inútil preocuparnos cuando en la maravilla del paisaje se encuentra la respuesta.

Somos eso que pensamos de nosotros, somos eso que sentimos cada día al abrir los ojos. Confía en las señales y no olvidemos el sentir. Cuando el pesado pestañeo se vuelva más ligero significa que todo está pronto a empezar. 

Buenas noches, buenos días querido universo. Seguimos presentes.



Fotografía: Alex Espinosa