viernes, 23 de mayo de 2014

Raíces

Qué importante es saber detectar cuando las buenas oportunidades llegan a tu vida y no sólo eso, sino jamás dejarlas ir sin intentarlo una vez más. 
Las situaciones van y vienen y los encuentros tienden a caminar hacia la misma dirección, pero si estamos listos para dejar atrás la ansiedad seremos capaces de recibir algo mejor a cambio. 
Saber sentirse bien es de las mayores virtudes, pero sobre todo saber quererse. Nadie más es responsable de nuestra propia estabilidad emocional, la felicidad y el equilibrio no depende de afuera, no podemos darnos el lujo de que alguien más controle el engranaje. Echemos un vistazo hacia dentro, tal vez ahí se encuentre verdaderamente nuestro reto. 
El crecimiento perfecto es el que tiene mejores raíces.


Fotografía: Alex Espinosa