miércoles, 18 de junio de 2014

Encontrarnos de nuevo

Fotografía: Alex Espinosa


La libertad también se disfruta respirando el aire puro del campo abierto. El cambio de lugar nos despeja la mente y aclara el pensamiento triste. 

No hay nada mejor que conversar en silencio con la carretera, dejando las horas pasar; escuchar música compartiendo el momento con la voz del campo mientras se mira a las nubes pasar; pero también nos encanta escuchar las canciones acompañados, platicar de lo que nunca imaginamos y sobre todo parpadear y sonreír a la misma velocidad que viajamos alejándonos del mar. 

Somos inspirados por el cambio de estación, de ambiente; mantenerse estáticos alimentará poco nuestro proceso creativo. 

¡Salgamos de aquí a buscar encontrarnos de nuevo, tal vez volvamos con la mirada puesta en el reflejo de un mejor cambio!