miércoles, 30 de julio de 2014

Cada cosa en su lugar

Acomodar cada cosa en su lugar, un reto.
Aceptar que las cosas no siempre saldrán como esperamos, una virtud.

Estamos acostumbrados a pelear con nosotros mismos, intentamos ganarnos y sin embargo siempre quedamos lastimados. Qué difícil es hacernos entender lo que realmente necesitamos. 
¿Cuál es el secreto? 

Entablar una conversación congruente y constructiva ha llegado a ser de las cosas más extrañas de encontrar en éstos días por la sencilla razón de que vivir ensimismados es lo común. 
¿Valdrá la pena seguir intentado? 


Sea una virtud y/o un reto, el aceptar nos hace la vida mucho más feliz de lo que nosotros nos imaginamos. Sin exigir, sin presionar, todo fluirá con libertad. 


Fotografía: Alex Espinosa