jueves, 24 de julio de 2014

Un mes para volar

Nada qué decir, sólo esperar. 

Falta exactamente un mes para volar hacia dónde se concretan los sueños de casi una década. 
Late fuerte la emoción de saber que algo se cocina ya. 
A fuego lento.

Me intereso cada vez más por aquello que fue olvidado, por lo que se ha quedado a medias. Terminar lo que se comenzó es la mejor terapia para ser mejor; limpiar los espacios desordenados, darle una vida útil a lo que se pensó que no tenía solución; es una segunda oportunidad. 

Ahora veo mejor, hoy entiendo el sentido del porqué.
¡Qué maravilla respirar!

















Fotografía: Alex Espinosa