domingo, 24 de agosto de 2014

Llegó ése domingo

Llegó el domingo y un vuelo nos esperaba. Las maletas ya estaban listas desde el día anterior para evitar olvidar algo por las prisas; pero aún así siempre fue bueno volver a repasar la lista. 

En ese momento es necesario tener unos minutos de calma para disfrutar de lo que se deja en casa, despedirse de los que uno más ama y mirar una última vez el espacio que se queda vacío por algunos días. Es tiempo de partir. Llegó ese domingo y qué maravilla. 



Fotografía: Alex Espinosa