martes, 12 de agosto de 2014

¿Qué puede ser mejor?

Fotografía: Alex Espinosa

Las noches de agosto se disfrutan mejor al aire libre; y es que la brisa del mar hace el clima aún más agradable para disfrutar al caer el sol. 

La ciudad se vuelve a encender con su encanto, cada farol nos conduce a algún pensamiento soñador, nostálgico o romántico; pero siempre nos lleva hacia la luz. ¿Qué puede ser mejor? Nos hace sonreír. 

Cada paso cuenta, cada esquina nos acompaña mientras nos cuenta su historia; algo perfecto para escuchar mientras se camina sin prisa.