martes, 19 de agosto de 2014

Vuelven para volar

¡Qué sensación volverse a encontrar! 

Los viejos amigos siempre nos hacen sonreír, sobre todo aquellos que te acompañan paso a paso, momento a momento sin dudar. 
Un apoyo firme, constante y presente donde no se exige sino se acepta. Se detienen contigo si es necesario y continúan a tu lado aunque el tiempo allá fuera no sea el mejor de todos. Sé que cada quien porta consigo virtudes y defectos, fallas y aciertos pero también es cierto que el tiempo lo cura todo para volver a empezar. 

Así que, después de diez largos años de habernos distanciado, de habernos extrañado, estoy feliz de volver a tener un excelente par que ha vuelto a mis pies para quedarse. Y ésta vez, vuelven para volar conmigo.



Fotografía: Alex Espinosa